Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Ausencia

Él no está loco, simplemente perdió la cordura desde la tarde que ella no volvió. Ahora pasa horas en las esquinas sintiéndose un semáforo que da y detiene el paso a carros y transeúntes. Estar loco es otra cosa. Es levantarse cada día tras la alarma de un reloj o quien dice un teléfono celular,Sigue leyendo «Ausencia»